Enrique Ponce que se fue de vacío, no tuvo un lote apto para el lucimiento. Al primero le realizó una faena pulcra, digna pero que no tuvo la transmisión deseada en el tendido por las condiciones de un ejemplar soso que embestía a media altura.El cuarto, el peor del encierro, fue un burraco que se le coló de forma tremenda en los inicios de faena de muleta. El valenciano, al que no se le vio cómodo delante de este toro, optó por abreviar.
Javier Valverde abrió la puerta grande de la plaza de toros de La Glorieta en la primera corrida de toros del abono charro. Se lidiaron reses de la ganadería de Hermanos García Jiménez que debutaba en La Glorieta pero que no dieron el juego esperado, faltos de fuerza y raza, tan sólo el sexto transmitió a los tendidos y permitió a Valverde cortarle las dos orejas. El Juli cortó una.

El Juli en general tuvo una actuación digna destacando con un primer ejemplar noble que le permitió estar variado con el capote y al que realizó una faena premiada con una oreja. Espectacular en banderillas con sus dos toros, no tuvo opción en el segundo que se quebrantó durante este tercio. El madrileño estuvo muy por encima de las condiciones de un ejemplar soso y muy parado

Javier Valverde abrió la Puerta Grande tras cortar dos orejas al sexto de la tarde, el ejemplar que más transmitió. Fue un manso y rajao en los primeros tercios que se movió con codicia tras la muleta del salmantino. Valverde estuvo firme, valiente, seguro con gran capacidad para aguantar las embestidas y construir una labor que llevó la emoción a los tendidos de La Glorieta.

Fotografía: Pedro Luis Martín. Textos: Angélica Corral.

INICIO