El Juli cortó la única oreja de una corrida decepcionante en la Plaza de Toros de La Glorieta. No se lidió la corrida de Capea por un problema burocrático y en su lugar saltaron al ruedo tres toros de Los Bayones, tres de José Luis Pereda y un sobrero de marca manejable, bien presentados, pero faltos de fuerza y casta. Finito de Córdoba, que se fue de vacío y José Tomás, que fue abroncado, completaron el cartel.
Finito de Córdoba estuvo pulcro y aseado ante el primero de su lote, un sobrero de Marca que sustituyó a un inválido de los Bayones. Lo más lucido de su actuación fueron algunas series con la muleta que no acabaron de llegar a los tendidos por las condiciones de toro. Con el segundo, uno de Pereda blando y sin casta, no puso demasiada voluntad, realizó una labor anodina que no permitió a Finito triunfar en Salamanca.

José Tomás estuvo apático durante toda la tarde. Escaso de voluntad se le vio sin ganas ni disposición en sus actuaciones. En ambas abrevió, acabó pronto las faenas ante las protestas de un público que tenía tantas esperanzas depositadas en esta corrida. Lo mejor del diestro de Galapagar fue el toreo a la verónica realizado al quinto toro de la tarde, segundo de su lote.

Julián López "El Juli" cortó la única oreja de la tarde a un toro de encaste Atanasio que no se dejó torear con el capote. Con la muleta aprovechó la movilidad para realizar una faena basada en la mano derecha. El ejemplar de los Bayones no humilló y embistió arrollando pero El Juli lo fue metiendo en la canasta. Mató de media en muy buen sitio y fue premiado con una oreja. Ante el sexto, con las fuerzas muy justas, El Juli se justificó y estuvo por encima de las condiciones de este toro.
Redacción: Angélica  Corral.
Fotografías: Pedro Luis Martín
INICIO